No siempre es el cambio climático

Hace unos días, Filipinas fue arrasada por un ciclón de categoría 5, maximo nivel de la escala con vientos de más de 300 km/h. Un país que con 100 millones de personas y cerca de la tercera parte viviendo bajo el umbral de la pobreza ha visto barrios enteros convertidos en desiertos de fango y cadáveres.

Según el propio registro una tercera parte de los edificios son (o eran) de madera y un 13% todavía tienen techos de paja. Y eso sin incluir en el registro las edificaciones de bambú y chapa. El resultado por el momento cerca de 10.000 muertos (dicen las ONG’s) y 9 millones de afectados. No tendría sentido la comparación con cualquier otra catástrofe reciente.

Mientras se envía la ayuda necesaria y a cambio recibimos las imágenes y testimonios dantescos, hay un fuerte debate que surge no solo en los medios de comunicación sino en prácticamente todas las casas. ¿Por qué? Está clarísimo: por el cambio climático. Hemos interiorizado este fenómeno y más allá de conocer las causas y consecuencias, lo utilizamos como explicación simplista que sirve de comodín a cualquier fenómeno que escapa a nuestro entendimiento.

El cambio climático se ha detectado hace varias décadas, y el IPCC es el gran organismo (en el que participan miles de científicos) que se encarga de la organización e interpretación de los datos registrados a nivel mundial. Sus resultados e interpretaciones (basadas en las observaciones y la estadística) son luego reinterpretadas, muchas veces sin fidelidad científica alguna, por los distintos medios de comunicación. Este año han lanzado el 5º borrador sobre el estado del cambio climático y se afirma de nuevo que casi con total certeza, el ser humano es el causante principal de los cambios en la temperatura atmosférica y oceánica, de los cambios en el ciclo global del agua, del aumento del nivel del mar y de cambios en algunos efectos climáticos extremos.

Human influence has been detected in warming of the atmosphere and the ocean, in changes in the global water cycle, in reductions in snow and ice, in global mean sea level rise, and in changes in some climate extremes. This evidence for human influence has grown since AR4. It is extremely likely that human influence has been the dominant cause of the observed warming since the mid-20th century.

Con las afirmaciones del IPCC en la mano, el lector podría conformarse y establecer enlaces rápidos entre los ciclones extremos y el cambio climático. Será conveniente que no corra tanto, pues aunque en pasados informes se estableció este vínculo, ahora han reconocido su sobreestimación, e incluso más: no hay certeza de que los ciclones tropicales extremos estén relacionados con el cambio climático. En el 2º capítulo del informe (IPCC AR5) encontramos las siguientes afirmaciones entre otras:

  • Existe una fuerte evidencia de que el calentamiento global ha conducido a cambios extremos de temperatura (incluyendo olas de calor) desde mediados del siglo 20. Probablemente también ha habido un incremento en la fuerza de las precipitaciones, aunque hay variaciones entre regiones. Sin embargo, para otros fenómenos extremos, por ejemplo, la frecuencia de ciclones tropicales, tenemos menos certeza (salvo regiones concretas) pues se ha registrado una gran variabilidad en los datos.
  • No existe una definición unificada sobre qué constituye un fenómeno climático extremo. Esto complica mucho las comparaciones globales entre fenómenos.
  • Los datos actuales no indican que haya un aumento en la tendencia de los ciclones tropicales a lo largo del siglo XX.
  • Considerando otros fenómenos extremos, como los ciclones tropicales, los últimos informes indican que debido a las dificultades de monitorización en el pasado, es difícil hacer afirmaciones concluyentes sobre las tendencias a largo plazo.

Además, en el Informe para Responsables de Políticas (IPCC, 2013. Climate Change 2013 The Physical Science Basis. Summary for Policymakers) se incluye la siguiente tabla que indica la inconsistencia de los datos para afirmar que la frecuencia o potencia de los ciclones tropicales se puedan atribuir al cambio climático.

asdfasdf

¿Y qué hacemos nosotros, si la mayor institución que analiza el desarrollo del cambio climático y sus consecuencias no afirma la relación directa entre los ciclones tropicales extremos y el aumento de la temperatura terrestre? ¿Y si además esta es la misma institución que en el pasado afirmó dicha relación? Pues primero activar nuestro escepticismo crítico, pues en el futuro si se podrá analizar mejor el pasado, y segundo buscar a los verdaderos responsables, que habelos hailos.

Los hechos son que Filipinas, arrastrada por el pasado colonial, se ve también hoy expoliada por sus propios gobernantes. Antes de la llegada del tifón Haiyan o Yolanda, como se le quiera llamar, el país ya estaba azotado hasta el hueso por la corrupción y la desviación de dinero destinado a proyectos de desarrollo. Son muchos los escándalos de corrupción que se pueden encontrar en la prensa e internet, pero cuando decimos que el 2% del PIB desaparece por la corrupción, deberíamos llevarnos las manos a la cabeza. También se habla de un fondo estatal de ayuda al desarrollo en el que cada senador cobra 3,3 millones de euros y 1,2 millones los diputados. Números que parecen de escándalo cuando la pobreza ronda el 27% y el salario medio es de unos 220 euros (con todo lo que camuflan las medias).

Salario medio por países. Filipinas se encuentra justo a continuación de India con 279$. Se puede ver la lista completa en la 2ª referencia (abajo).

A pesar de los datos vistos hasta ahora, el representante de Filipinas Yeb Sanõ pidió “justicia climatológica” en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático. Lo cual queda muy bien. Pero al igual que los tifones este tipo de actitudes no son nada nuevo. Habrá mucha gente que pretenda lavarse las manos echándole la culpa al gran monstruo del cambio climático antropogénico, pero quizás la ciencia sirva para depurar responsabilidades esta vez. Aunque pensándolo bien, quizás tengamos tan interiorizado el dichoso concepto que despacharemos esta catástrofe como muchas otras: “buf, el cambio climático”.

Para terminar me gustaría decir que aunque los datos no sean concluyentes para ligar estadisticamente el cambio climático y los tifones tropicales, la relación puede existir. Los registros atmosféricos pueden aumentar y los modelos climatológicos todavía tienen mucho margen de mejora. Y sea o no el cambio climático el causante o potenciador del tifón, hay medidas que ya hace tiempo se deberían haber tomado en una zona que ecológicamente está expuesta a estos impactos. Estamos de acuerdo en que la reforma de las infraestructuras es crucial, pero también lo es la implementación de sistemas de detección temprana, los refugios, los planes de evacuación y salvamento y la recuperación de los grandes olvidados: los manglares y bosques que entre otras muchas cosas son barreras naturales que siempre han protegido a las personas sin pedir nada a cambio.

 

Referencias:

  1. IPCC, 2013. CLIMATE CHANGE 2013 The Physical Science Basis. Summary for Policymakers, Available at: http://www.climatechange2013.org/images/uploads/WGI_AR5_SPM_brochure.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s